El sector hortofrutícola ante un Brexit sin acuerdo

25/06/2019
El sector hortofrutícola ante un Brexit sin acuerdo

El rechazo del Parlamento Británico del acuerdo alcanzado entre la jefe de gobierno británica y la Comisión Europea supone que ni siquiera está garantizado un periodo transitorio para la salida de Reino Unido de la UE, con lo que Reino Unido sería un país tercero el 30 de marzo y la exportación se regiría por las mismas normas que estos países. Esto supondría la necesidad de presentar por parte de los exportadores comunitarios una declaración aduanera de exportación para cada envío, la realización de controles aduaneros,  el pago de derechos arancelarios y la presentación de certificados de tipo fitosanitarios, de calidad u otro tipo de requisitos que Reino Unido exigiera, ya que las normas comunitarias ya no serían aplicables.

La imposición de controles aduaneros y fitosanitarios a las exportaciones hortofrutícolas comunitarias al Reino Unido, afectaría a la logística del transporte, ralentizando o bloqueando  el acceso al mercado británico, considerando el elevado nivel de envíos españoles, que hasta octubre de 2018 se situaron en 1,1 millones de toneladas por un valor de 1.433 millones de euros. En cuanto al pago de derechos arancelarios supondrían un grave perjuicio económico y afectaría a la competitividad de las exportaciones españolas, según FEPEX.

Si finalmente Reino Unido sale de la UE sin acuerdo, abril sería el primer mes en el que se verían afectadas las exportaciones. En abril de 2018 la exportación española de frutas y hortalizas a Reino Unido ascendió a 139.134 toneladas por un valor de 198,5 millones de euros, siendo las hortalizas más vendidas la lechuga, con 21.955 toneladas, las coles, con 17.412 toneladas y el tomate, con 11.696 toneladas. Las frutas más exportadas en abril de 2018 a Reino Unido fueron los cítricos y la fresa con 11.030 toneladas.

Para FEPEX, las consecuencias económicas sobre las zonas de producción serían extremadamente graves dada la importancia de Reino Unido en las exportaciones de Murcia, Andalucía y Comunidad Valenciana, las tres comunidades que más exportan a este país. Las exportaciones de Murcia en abril de 2018 se situaron en 52.081 toneladas por un valor de 55,6 millones de euros; la de Andalucía totalizaron 46.032 toneladas por un valor de 102,8 millones de euros y las de Comunidad Valenciana totalizaron 29.423 toneladas por un valor de 30, 7 millones de euros, según datos de la Dirección General de Aduanas.

 

Real Decreto sobre 

el Brexit sin acuerdo

El Real Decreto-ley 5/2019 de 1 de marzo por el que se adoptan medidas de contingencia ante un Brexit sin acuerdo, aprobado por el Consejo de Ministros, prevé un régimen simplificado para la emisión de los certificados veterinarios, sanitarios y fitosanitarios de los productos agrícolas, ganaderos y agroalimentarios, que se exijan para la futura exportación al Reino Unido.

El Real Decreto-Ley, que sólo entrará en vigor si no hay un acuerdo para la salida de Reino Unido de la UE, recoge algunos puntos de interés para el sector exportador de frutas y hortalizas.  Entre ella y  según la Disposición Final Tercera, se establece que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, en el ámbito de sus respectivas competencias, establecerán procedimientos simplificados para la solicitud, tramitación y emisión de los documentos sanitarios o fitosanitarios que sean requeridos para las exportaciones de vegetales y productos vegetales (entre los productos mencionados) a Reino Unido.

También hay un capitulo, el  IV, sección 2 ª, relativo a Aduanas en el que se establece que las autoridades aduaneras españolas podrán adelantar la tramitación de algunos de las solicitudes de los operadores a las Aduanas, antes de que Reino Unido sea considerado como un tercer Estados, con el fin de facilitar el cumplimiento de las formalidades aduaneras, que serían exigibles a partir del 30 de marzo.

En el caso de la exportación de frutas y hortalizas frescas y según trasladó el Ministerio de Agricultura a FEPEX en la última reunión mantenida no será necesaria la tramitación de certificados fitosanitarios excepto para los cítricos con hoja.

También hay un capítulo relativo al transporte de mercancías por carretera, centrado principalmente en las empresas transportistas establecidas en el Reino Unido.

 

problemas para reino unido

La crisis del Brexit pone en jaque al sector agroalimentario español, y Europeo, pero es quizá aun más grave para el propio Reino Unido. Tal como ha analizado Horacio González Alemán, en el informe "Brexit y sector agroalimentario. Dónde estamos, hacia dónde vamos", editado por Cajamar Caja Rural, los ritánicos se enfretan a problemas que afectarían a sus ciudadanos y empresas de forma radical.

 

• Aumento de precios. Es difícil aventurar el impacto del brexit sobre el precio de los alimentos en el Reino Unido, ya que depende de la confianza de los mercados internacionales en el nuevo modelo, el tipo de cambio de la libra, de la inflación... Pero una cosa es segura: un país que importa el 40 % de su consumo alimentario –mayori- tariamente de la UE– y que levanta barreras (aranceles, normas técnicas), encarece su alimentación a precios de consumo. En estas circunstancias puede que la «compra inteligente» que ha caracterizado al consumidor británico durante la crisis –ser se- lectivo con las tiendas, en favor de los discounter, búsqueda de ofertas y preferencia por la MDD– se mantenga en el tiempo.

• Negociar en solitario. Otro efecto colateral significativo es la reincorporación en soli- tario del Reino Unido a la Organización Mundial del Comercio, OMC. Esto implica salir de los más de 53 acuerdos internaciona- les a los que estaba suscrito como miembro de la UE, y renego- ciar un nuevo entramado en solitario.

• Compensaciones a terceros. Puede que esa renegociación tenga efectos sobre terceros paí- ses, y que se lleguen a plantear hipotéticas compensaciones; debería ser el Reino Unido, artífice del cambio, quien soportara el coste si lo hubiera.

 

cambios en el sector 

hortofruícola español

En su estudio, Horacio González Alemán, advierte de las consecuencias que la salida de Reino Unido tendrán para el sector español de las frutas y verduras, y de cómo posicionarse ante ello.

La primera premisa general que hay que recordar es que en términos de costes añadidos –aranceles en su caso, tramitación aduanera y certificados, etc.–, nuestras exportaciones van a tener un sobrecoste. Nos guste o no, como todos los países de la UE a 27, pasaremos de un régimen de comercio intracomunitario a un régimen de tercer país.

En este sentido, la complicación de los trámites comerciales sin duda favorecerá el papel de las empresas de importación/exportación. La facilidad con la que ahora se pueden mover la mercancías en el mercado interior permite que muchas empresas lleven a cabo directamente operaciones de poco volumen, pero continuadas. A partir de 2019, la burocracia y complejidad de las operaciones puede hacer que las pymes vuelvan a necesitar la asistencia de servicios profesionales externos, que se beneficiarán de las economías de escala.

La segunda apreciación es que perderemos seguramente la ventaja arancelaria de la que hoy disfrutamos frente a terceros en el mercado británico. ¿Hasta qué punto? Hoy no es posible saberlo. Lo que si pode- mos aventurar es por dónde existe riesgo de que la pérdida de esa pre- ferencia implique también retroceso en la competitividad, es decir, que perdamos nuestra posición de ventaja relativa en el mercado británico. Veamos algunas pistas por sectores.

Si hablamos de frutas y hortalizas, la competencia nos vendrá espe- cialmente en tomates de Marruecos; en cítricos de Sudáfrica, Argentina, Turquía y Marruecos; en uva de mesa de Sudáfrica, Turquía y Chile; en fresas y berries de Chile, Nueva Zelanda y Marruecos; y en manzanas y peras de Sudáfrica, Chile y Nueva Zelanda. Bien es verdad que contamos con la ventaja de la proximidad para mantener nuestra posición, pero la competencia puede aventurarse dura por lo que la mejora en el servicio al cliente británico se hace indispensable desde estos momentos.

Una consideración importante sería la gran pérdida de agilidad y velocidad que va a suponer la reinstauración de las aduanas. Gracias al mercado único, los envasadores españoles podían cargar un camión de brócoli en Murcia y mandarlo al Reino Unido sin tener que hacer más que las paradas que necesitara el conductor o para repostar. A partir del brexit habrá que parar en la frontera, habrá que emitir certificados y la documentación que se requiera, y serán objeto de inspecciones, por lo que será más laborioso que hasta ahora y tomará más tiempo.

 

Fuentes:

Fepex

Brexit y sector agroalimentario. Dónde estamos, hacia dónde vamos. Horacio González Alemán. Cajamar Caja Rural.

brexit