Antoni Bandrés: “La pandemia está despertando una nueva conciencia en la salud”

28/12/2020
Antoni Bandrés: “La pandemia está despertando una nueva conciencia en la salud”

Desde 1989, la Asociación Española de Fabricantes de Yogur y Postres Lácteos Frescos (Aefy) integra y representa a los principales productores de esta industria en nuestro país, defendiendo tanto sus intereses como los de sus miembros. Entrevistamos a su presidente, Antoni Bandrés, para conocer mejor las características de este alimento milenario y sus propiedades nutritivas. Entre los objetivos de la asociación figura el de promover ante los consumidores los beneficios del yogur en aspectos de calidad, seguridad alimentaria y transparencia, así como ofrecer a la sociedad información de rigor técnico-científico sobre las propiedades nutricionales y saludables del yogur.

Antoni Bandrés, barcelonés de 56 años, casado, es un habitual de la bicicleta y del tenis. Entre sus principales aficiones figura viajar alrededor del mundo y el fútbol, materia en la que se declara periquito de cuna. En el capítulo profesional, el presidente de Aefy es licenciado en Ciencias Económicas y MBA por Esade. Trabaja en el sector de la alimentación desde 1990 y se incorporó a Danone en 1997, donde ejerce como director de Operaciones Lácteas desde 2011. Desde ese mismo año, forma parte de la Comisión Directiva de Fenil. En 2016 llegó al frente de Aefy, en calidad de presidente de la asociación, y es también miembro del board del European Dairy Association (DEA).

 

¿Podría darnos a conocer la organización que preside e indicarnos los objetivos y valores que la caracterizan? ¿Quiénes son sus miembros?

Aefy nace en 1989, con la finalidad de agrupar y defender los intereses del sector del yogur y de los postres lácteos frescos. Paralelamente, la asociación asume la responsabilidad de convertirse en el agente divulgador de los beneficios del yogur y promover su consumo entre la población, una misión que llevamos desarrollando con total transparencia y desde el rigor de los argumentos técnico-científicos que avalan el alimento.

Actualmente, son doce las empresas adheridas a la asociación y comprometidas con una misión conjunta de reafirmar la esencialidad del yogur en la alimentación de las personas, sea cual sea su condición y edad.

 

¿Cuáles son las características que determinan la producción del yogur y sus características nutricionales?

El yogur es, y seguirá siendo, el resultado de la coagulación de la leche gracias a la fermentación láctica y la acción de las bacterias Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. Por definición, este alimento admite pocas injerencias externas. Ha sido un regalo que la naturaleza y sus procesos han brindado a diferentes culturas, que ha ido evolucionando de acuerdo con las necesidades de consumo y las características de cada sociedad.

El proceso de elaboración del yogur en nuestros días ha consistido en mecanizar los métodos artesanales para poder asegurar una producción a mayor escala con  unos parámetros de seguridad alimentaria desde el origen, que nos garanticen un producto final de calidad, que aporte todas sus propiedades nutricionales y organolépticas propias del yogur.

 

¿Por qué motivo el yogur puede resultar una buena fuente para la obtención de calcio en personas que no toleran la lactosa?

Durante el proceso de fermentación de la leche para obtener el yogur, los fermentos usan la lactosa de la leche como sustrato o alimento, dando como resultado compuestos más simples y fáciles de digerir. Tras el consumo de yogur, los fermentos vivos siguen actuando sobre la lactosa en el intestino delgado, reduciendo el aporte inicial de lactosa hasta en un 30 por ciento, aproximadamente.

Por este motivo, los yogures son más fáciles de digerir y resultan ser una alternativa para cubrir las ingestas de calcio en personas que presenten mala digestión de la lactosa, siempre que estas no sean estrictas.

 

Un estudio elaborado por FIAB señala que la Covid-19 ha hecho caer la producción de la industria de alimentación y bebidas. Sin embargo, el yogur ha incrementado su peso en los hogares españoles durante la pandemia. ¿Por qué motivos considera que se ha acrecentado esta presencia? ¿Cree que esta tendencia se mantendrá en el futuro?

El contexto de la Covid-19 ha supuesto la vuelta a los valores de esencialidad en la alimentación, con la recuperación de patrones dietéticos que buscan asegurar los aportes de nutrientes de forma adecuada. En este contexto, el yogur ha consolidado su rol como alimento de consumo habitual por su alta calidad nutricional y por ser un alimento accesible y asequible. De hecho, un estudio realizado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores durante el confinamiento reveló que el 95 por ciento de los españoles tomaron yogur durante ese período y su consumo aumentó un 18,2 por ciento durante ese período.

Creemos que la pandemia está despertando una nueva conciencia en relación cómo cuidamos de nuestra salud y especialmente de cómo nos alimentamos y en esa nueva escala de valores, el yogur tiene un papel relevante.

 

¿De qué manera compiten las empresas para consolidar y expandir su posición? ¿En qué medida la innovación, búsqueda de nuevos sabores e incorporación de nuevos nutrientes definen la actividad de los fabricantes en un mercado tan competitivo?

Las empresas elaboradoras de yogur y postres lácteos están afrontando retos orientados a mejorar la calidad de sus propuestas. Las empresas y las marcas llevan años poniendo todo su empeño en mantener alto el listón de la innovación, para dar respuesta a un mercado muy atomizado, con momentos de consumo y estilos de vida muy diversos, que requieren productos que se adapten a todos ellos.

La del yogur es una categoría en continua evolución. El lanzamiento de nuevos productos es una constante, con recetas mejoradas y nuevas variedades que nos permitan dar respuesta a las tendencias de consumo. Es decir, incluir nuevos ingredientes que permiten crear alimentos con una finalidad nutricional como la reducción del colesterol o aumentar el aporte de Vitamina D, por citar algún ejemplo, o la constante mejora del perfil nutricional, reduciendo la cantidad de azúcares añadidos en algunas variedades.

Los miembros de Aefy llevamos muchos años trabajando para mejorar la calidad nutricional de nuestros productos y elaboraciones, siendo pioneros y referencia para otros sectores en los Pactos Estatales para la Mejora de la Composición de Alimentos.

 

¿Cómo cree que podría potenciarse el valor de marca de las empresas productoras? ¿Qué pueden aprender las empresas españolas de lo que se está haciendo fuera a la hora de comunicar y llevar a cabo campañas comerciales?

Las compañías y marcas españolas, algunas de las cuales pertenecen a multinacionales, están a primer nivel internacional, tanto por su nivel de calidad como por su destacado rol innovador, que ha sido desde siempre un elemento clave y diferenciador en nuestro sector. Hemos de avanzar, dando pasos más decididos en los temas medioambientales y sociales, siendo coherentes con las necesidades y sensibilidades crecientes de nuestra sociedad y de nuestros consumidores, en estos aspectos.

 

¿De qué manera considera que podrá fortalecerse el sector? ¿Considera que es recomendable ir a una concentración de empresas que puedan competir de igual a igual en el mercado exterior?

Nuestros productos son lácteos frescos, producto de corta vida, por lo que nuestro mercado natural es el nacional, con capacidad de importación limitada, por este aspecto, a nuestros países vecinos. Nuestra capacidad de crecimiento viene y vendrá determinada principalmente por la calidad e innovación de nuestros productos, más que por el tamaño de las empresas, así como por ser capaces de mantener la esencialidad de nuestros productos en las dietas y hábitos de los consumidores.

 

¿Cuál es el peso que pueden tener los yogures artesanales en el mercado? ¿Qué papel otorgan a los pequeños productores en el mercado y como alternativa de valor añadido a las pequeñas explotaciones lecheras?

El peso es pequeño y no prevemos grandes cambios. No obstante, hay firmas regionales de importancia creciente pero, en general, los consumidores saben que los productos elaborados por las empresas del sector, independientemente de su tamaño, son productos poco procesados, con componentes naturales, leche y fermentos, y esta es la parte principal de la receta aplicada por todos ellos. En cuanto a si es una alternativa de actividad adicional para las explotaciones lecheras, no se puede generalizar, pero requieren unas inversiones y, sobre todo, de un canal de comercialización que la mayoría de las veces es desconocido y de compleja gestión, con lo que no creo que sea una opción para la mayoría de ellos. Yo recomiendo apostar por la especialización de cada uno de los actores en su parte de la cadena alimentaria: especializarse para ser muy buenos en lo que hacen.

 

Dada su experiencia, ¿qué posibilidades de colaboración considera usted que pueden abrirse entre la industria y las empresas de distribución, con el objeto de beneficiarse mutuamente e impulsar las ventas?

Hemos de trabajar conjuntamente en la comunicación y el asesoramiento hacia los consumidores, destacando la importancia de incluir los yogures y postres lácteos en sus dietas; por sus beneficios para la salud y también por la contribución social, que se realiza cuando se consumen productos nacionales, hechos en nuestro país, con materias primas de nuestro país, como la leche que se recoge a diario en cientos de ganaderías a lo largo de nuestra geografía, lo que contribuye de manera decidida a la dinamización de esos entornos rurales.

 

¿Cómo podría calificarse la calidad de los productos lácteos españoles? ¿Tenemos algo que envidiar a los productos que vienen de fuera? ¿Qué pueden aprender las empresas españolas del exterior para potenciar el valor de marca de las compañías productoras?

El lácteo es un alimento muy arraigado en nuestra agricultura y en nuestro patrimonio gastronómico, y las marcas han sabido desarrollar estrategias y productos para integrarse en cada contexto y en las necesidades de consumo y gustos que ha ido planteando la sociedad.

La calidad es la máxima que rige la actividad del sector: calidad de la materia prima, toda ella de origen nacional, y calidad en los procesos de elaboración para la obtención de un producto final que cumpla con nuestra razón de ser: ofrecer un alimento natural y nutritivo que tenga un rol relevante un en la alimentación diaria, contribuyendo a una dieta sana y saludable.

 

¿Cuáles son las tendencias que mueven actualmente al consumidor español? ¿Qué estrategias han diseñado para dar a conocer a la sociedad las virtudes del sector lácteo nacional y atraer el interés de los consumidores?

En tanto que miembro de la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil), Aefy se encuentra totalmente alineada con la estrategia que desarrolla el sector lácteo español. Participamos activamente en todas aquellas acciones y campañas que nos permiten defender y fortalecer un sector clave de nuestra industria y promover el consumo de leche y de derivados lácteos en nuestro país.

Durante este año hemos colaborado en la campaña ‘Tres lácteos al día’, que la Organización Interprofesional Láctea ha impulsado junto con la Fundación Española de Nutrición, con la finalidad de recordar la importancia de consumir leche y productos lácteos como fuente de nutrientes esenciales para el organismo.

En lo que se refiere a las tendencias de consumo, éstas nos llevan hacia variedades étnicas, como el skyr o el quark y recetas mejoradas, con menos azúcar añadido. Los alimentos simples y naturales ganan importancia y, en este territorio, el yogur es clave por sus dos ingredientes. En general estamos en el camino hacia una alimentación más sostenible, partiendo de una agricultura regenerativa, de menos emisiones de CO2 y un cambio de paradigma en lo referente a los envases.

Seguimos trabajando en la introducción de ingredientes funcionales que respondan a necesidades nutricionales concretas y nuevos formatos para el consumo fuera del hogar, aunque ahora el contexto no sea el habitual, a causa de la Covid. Un reto permanente.

 

¿Cómo proponen paliar campañas en contra del consumo de productos lácteos?

Transparencia y divulgación de información rigurosa sobre las propiedades nutricionales y saludables del yogur.

Reforzamos nuestra postura alineada con las recomendaciones de las guías de alimentación salúdale desarrollados por entidades médicas y administraciones.

 

Otro de los grandes retos con los que ha debido lidiar la industria del yogur es el referido al uso de azúcares e incluso su vinculación con las bebidas azucaradas.

Los miembros de Aefy llevamos muchos años reformulando para mejorar la calidad nutricional nuestros productos y estamos participando activamente para avanzar de forma homogénea en temas como la reducción del azúcar añadido en nuestras elaboraciones a través de un programa impulsado desde Aesan del que hemos superado los objetivos que se nos habían propuesto, siendo un referente para el resto de los sectores.

 

En el caso del lácteo nacional, ¿cómo podemos ayudar desde esta publicación apoyar e impulsar al sector?

Quizás aportando una visión más social del sector, por un lado, y profundizando en los esfuerzos que las compañías desarrollan en toda su cadena de valor: desde las explotaciones ganaderas, pasando por los procesos de elaboración y su distribución. Somos un sector pequeño, pero con bases sólidas en toda la cadena.

Hay más de diez grandes plantas productoras de yogur en España repartidas. Estamos ante un producto local, producido por toda la geografía de nuestro territorio: Galicia, Cantabria, Navarra, Andalucía, Castilla la Mancha, Comunidad Valenciana, Cataluña y Madrid. El sector del yogur genera 3.500 empleos directos. Prácticamente la totalidad del yogur y los postres consumidos en el país, se producen aquí. A este impacto económico directo hemos de añadir semejantes cifras de impacto económico indirecto, y de manera muy significativa en el entorno rural: con 1.500 ganaderos produciendo leche por nuestra geografía, los agricultores que producen la alimentación para las vacas y los transportistas, pieza clave para llevar cada día hasta nuestras fábricas una materia prima fresca de inmejorable calidad (unos 2,2 millones de litros al día).

Industria láctea Alimentación Nutrición Yogur Aefy Fenil

Publicidad
ARSOPI
TECNOCON
NUT Consulting
Della Toffola Ibérica
EILZA Escuela Internacional de Industrias Lácteas
LABORATORIOS ARROYO
LARBUS
RENY PICOT
Newsletter