El chef que alimenta a media España

04/01/2018
El chef que alimenta a media España

Materia prima de primera calidad, ingredientes cien por cien naturales, destreza al frente de los fogones y grandes dosis de creatividad son la clave del éxito de la alta cocina, pero también de los platos de legumbres preparados en lata que consumen millones de hogares españoles cada año. Al igual que en un restaurante, la fábrica de Nestlé en Gijón (Asturias) cuenta con una nueva Cocina Experimental, en la que un chef y su equipo crea las recetas de todos los nuevos platos preparados con base de legumbres de la Compañía, manteniendo la naturalidad de los ingredientes y maridando la cocina más tradicional de la gastronomía española con las nuevas tendencias del mercado.

El chef que hay en la despensa

Hace diez años que Armando González, chef y nutricionista del equipo de Culinarios de Nestlé España, cambió la cocina de restaurantes con estrella Michelin por la Cocina Experimental de Nestlé, en la que se encarga de crear las recetas de los más de 25 millones de platos preparados en lata a base de legumbres, vegetales y carnes que se comercializan cada año bajo la marca Litoral. “Trabajé en diferentes restaurantes como el Celler de Can Roca, cuando solo éramos siete en cocina, en el Àbac, Can Fabes… y con los años, por el interés y por las ganas de buscar nuevas metas, estudié Nutrición con la idea de trabajar con los alimentos de manera diferente. La idea de cualquier cocinero es siempre llegar al mayor número posible de consumidores y llegar a él en su día a día, no únicamente de forma ocasional sino de manera habitual”, explica.

El chef cuenta con una decena de ayudantes multidisciplinares. La mayoría de las nuevas recetas parten de la inspiración del departamento de Marketing del negocio de Productos Culinarios de Nestlé, que, en función de la demanda de los consumidores y las nuevas tendencias, lanza una idea de nuevo producto que luego trabaja el equipo de cocina. Así, han conseguido duplicar el número de innovaciones en los últimos cuatro años. Por su parte, el equipo de Producción de la fábrica es el encargado de que cada plato llegue al consumidor en su punto. “Nuestro cometido es conseguir que la receta desarrollada por nuestro chef en cocina se traslade tal cual a cada una de las conservas que llegarán a casa de los consumidores. Para ello controlamos al milímetro tanto tiempos como temperaturas de cocción, el punto de sal, el tamaño de los trozos… para conseguir la textura, el sabor y el aroma que los consumidores esperan de nosotros”, explica Isabel Velasco, jefa de producción de la planta gijonense de Nestlé. Este centro dispone además de un equipo de tecnólogos de alimentos que, tras cada horneada, realiza hasta 100 degustaciones aleatorias para garantizar el sabor perfecto en todo momento.

Nestle Alimentación Seguridad alimentaria Industrias lácteas