Tomás Pascual: “El consumidor demanda respuestas cada vez más complejas”

04/01/2018
Tomás Pascual: “El consumidor demanda respuestas cada vez más complejas”

Desde 1977, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) trabaja en defensa de los intereses del sector. su presidente, Tomás Pascual Gómez-Cuétara, nos expone la situación de esta industria y los retos que asume en el futuro.

Entre los compromisos más firmes de la Federación, resalta la seguridad alimentaria, la calidad de vida y el bienestar de los consumidores, así como la sostenibilidad económica, social y medioambiental del sector. Para ello, se trabaja en áreas como internacionalización, I+D+i, legislación y seguridad alimentaria, política agraria, medio ambiente, nutrición, formación, fiscalidad y comunicación. En colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y bajo el lema ‘Alimentamos el futuro’, FIAB ha desarrollado un marco estratégico, centrado en la mejora y el desarrollo del conjunto de la economía española en el horizonte de 2020.

 

¿Cuáles son las tendencias que mueven actualmente al consumidor español? ¿Está propiciando la economía el que estos consigan dar satisfacción a dichas tendencias?

Innovación, alimentos cada vez más sanos, información transparente, no únicamente sobre los ingredientes y valores nutricionales, sino sobre los procesos y toda la cadena de valor, sostenibilidad social y ambiental... El consumidor, a la par que la propia sociedad, es cada vez más exigente, especializado, se encuentra empoderado y demanda respuestas cada día más complejas. Para la industria, es un gran desafío que afrontamos con ilusión, y además, compartimos plenamente su visión: queremos ser un factor de mejora de su calidad de vida.

 

¿Qué opciones de crecimiento brinda para nuestro país el mercado internacional de alimentación y bebidas? ¿Cuáles son los principales mercados de destino y potenciales mercados de crecimiento?

Hemos definido cuatro grandes retos en nuestro Marco Estratégico –eficiencia, creación de valor, dinamización e internacionalización. Este último es uno de los ejes en los que la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas pone mayor énfasis. Más de 30.000 millones de euros en exportaciones, y creciendo a un ritmo del nueve por ciento interanual, nos convierten en un elemento indispensable de la Marca España, tan apreciada en el mundo.

La Unión Europea sigue siendo nuestro principal socio, al comprar más de dos tercios de nuestros productos. Fuera de las fronteras comunitarias, el líder indiscutible es Estados Unidos, mercado en constante crecimiento, que ya supone una cuota de casi un seis por ciento sobre el total. Le sigue China, caso de éxito para sectores como el cárnico, que muestra un espectacular crecimiento medio anual en la última década en el entorno del 30%. Por último, en cuanto a los productos de alimentación y bebidas más vendidos al extranjero, destacan los productos del porcino, el aceite de oliva, los productos del pescado y el vino.

 

¿Tienen los productos lácteos españoles algo que envidiar a los de fuera? ¿Cómo cree que podría potenciarse el valor de marca de las compañías productoras? ¿Qué pueden aprender nuestras empresas de lo que se hace en el exterior?

No tenemos nada que envidiar, pero sí mucho que aprender. Al hablar del sector lácteo, me gusta utilizar el término revitalización. Entre todos debemos revitalizar el mercado. Dinamizar la demanda y poner de nuevo en valor el producto, reforzando el concepto de calidad e incorporando productos de valor añadido, adaptados a las necesidades de los consumidores. La leche líquida ha sufrido, en los últimos años, un proceso de deterioro reputacional, que ha afectado a su consumo en nuestro país. Debemos revertir esta tendencia con información y formación para volver a hacer de la leche el alimento relevante en la dieta diaria que siguen recomendando los expertos. Todo ello es complejo y exige un trabajo coordinado entre todos los eslabones: ganaderos, industria, distribución y sociedad.

En lo referente a la internacionalización del sector, también hemos de cambiar muchas cosas en cuanto a infraestructuras productivas, mayor peso de la innovación, menor dependencia de la lecha líquida, etcétera. Otros países han conseguido transformar sus sectores lácteos, ¿por qué no nosotros?

 

En el marco de esta entrevista, hemos podido plantear algunas preguntas específicas sobre la empresa Calidad Pascual. Dentro de este apartado, optamos por centrarnos en la tradición innovadora del Grupo y el modelo de organización.

 

¿Podría explicarnos qué distingue y cómo funciona ese modelo de colaboración entre la empresa y los ganaderos que suministran para Calidad Pascual?

En Pascual consideramos posible aprovisionarse de materias primas, siendo coherentes con la idea de una sostenibilidad global: económica, ambiental y social. Por eso llevamos a cabo programas de colaboración con nuestros proveedores que contribuyan a estos objetivos. Como os decía, Pascual desarrolló, en el año 2001, una guía de prácticas correctas en el sector de ganado vacuno, el Programa de Seguridad Garantizada, que, mediante la definición de unos requisitos, criterios de evaluación y un sistema de calificación, procede a la evaluación del proveedor. Pasábamos del análisis del producto final al análisis de todo el proceso y de la calidad en origen.

En los últimos años hemos complementado el trabajo con el ganadero con nuevas áreas de actividad. Así, nuestro Programa de Análisis de la Eficiencia Productiva (PAEP) tiene como objetivo revisar la eficiencia en el uso de los medios productivos de los proveedores de leche, para que sus explotaciones sean más competitivas y rentables. También hemos elaborado una nueva herramienta de evaluación ambiental de nuestras granjas proveedoras, que nos ayude en la toma de decisiones y a mejorar la sostenibilidad de nuestro aprovisionamiento apoyados en indicadores agroambientales.

Y, por supuesto, el bienestar animal. Toda la leche que recogemos cumple los requisitos de Aenor Conform en Bienestar Animal basado en Welfare Quality. Todas nuestras granjas son auditadas, al menos, dos veces al año, no sólo evaluando aspectos relacionados con el bienestar animal, sino, como decíamos, también medioambientales, de calidad de leche, instalaciones...

 

Este es un extracto de la entrevista realizada a Tomás Pascual, presidente de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) y de Calidad Pascual, que se publicó en el número 467 de la revista Industrias Lácteas Españolas (ILE). Desde hace más de 40 años, esta publicación informa sobre el proceso de obtención y transformación del producto lácteo hasta su distribución. Puede solicitar su suscripción y recibir la revista por un importe anual de 120 euros pulsando aquí.

FIAB Leche Alimentación Seguridad alimentaria Economía Tomás Pascual Calidad Pascual