La realidad del azúcar en los yogures

04/01/2018
La realidad del azúcar en los yogures

El yogur se presenta como una alternativa saludable, que completa una dieta equilibrada y saludable. Pero ¿cuál es el rol juega el azúcar en este alimento? Para Nuria Guillén, dietista y nutricionista en el Hospital Sant Joan de Reus y profesora asociada de la Universidad Rovira i Virgili, es necesario diferenciar los azúcares propios de la lactosa de los que se pueden añadir: “El yogur, de por sí, no es un alimento con azúcar. En el caso de los azucarados, hay estudios que reflejan que contienen menos azúcar que la que le añade el consumidor”. De hecho, el yogur solo aporta el 6,6% del azúcar añadido en la dieta diaria de los españoles.

El azúcar es necesario, ya que ofrece energía al organismo, pero su consumo excesivo está relacionado con el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, los principales problemas, en materia de salud, que tienen los países desarrollados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que la ingesta de azúcares añadidos sea menor al 10% del consumo calórico total diario, y señala que un aporte por debajo del cinco por ciento produciría beneficios adicionales para la salud.

Teniendo en cuenta que los azúcares intrínsecos no están relacionados con el sobrepeso y la obesidad y los azúcares añadidos sí, es necesario realizar una clasificación entre azúcar natural (presente en algunos alimentos, como la fructosa en la fruta o la lactosa en la leche) y azúcar añadido (se incorpora artificialmente para dar a los alimentos un sabor dulce). Así, un yogur de 125 gramos contiene cinco de azúcar intrínseco (lactosa), mientras que uno azucarado, también de 125 gramos, contendría los mismos cinco gramos de azúcar natural más nueve gramos de azúcar añadido.

AEFY Yogur Industria láctea Alimentación Salud Fenil